Estoy buscando un nuevo apartamento, ¿en qué me fijo?

Tomamos decisiones todos los días. Algunas son sencillas y otras requieren de un balance entre lo que queremos y lo que podemos tener. Eso no es fácil. Buscar apartamento o casa es una de esas decisiones que deben pensarse mucho.

Y aunque tomemos la mejor decisión posible, la vida tiene sorpresas para todos. Muchas veces los cambios no dependen de nosotros, si no de situaciones externas y no queda más que seguir adelante. Una separación es uno de esos escenarios.

Si ya la situación es complicada en sí, imagínense pensar en dónde vivir. Es probable que ahora existan nuevos gastos y por tanto, mayores limitaciones para hacer algunas inversiones. Por eso, antes de escoger un lugar, es importante preguntarse tres aspectos fundamentales.

El primero es saber en qué se usará el lugar. No es lo mismo un apartamento en el que solo se duerme a uno que recibe hijos los fines de semana. Tampoco es igual un lugar que necesita un espacio de oficina o para trabajo creativo a uno que tendrá una sala de televisión con una consola. Además, ¿ese lugar recibirá visitas espontáneas?

Otro factor para tomar en cuenta es cuántas personas van a visitar el lugar. No es lo mismo un espacio al que solo se entra para dormir y esperar a que pase la lluvia, a una casa que recibirá a los hijos los fines de semana, así como familia y amigos varias veces durante la semana. Incluso puede que, si el espacio tiene oficina, reciba o no clientes.

Finalmente, hay que tener claro qué se lleva uno de su vieja casa. Aquí no cuentan los objetos personales, si no los muebles, electrodomésticos y demás aparatos que pueden ser útiles en un nuevo apartamento.

La mejor decisión es ser honesto con uno mismo y prever los escenarios más posibles para este nuevo lugar en el cual vivir. Es muy fácil dejarse llevar por ofertas en el mercado que, aunque se ven bien, no es lo que necesitamos.

Entonces, tan importante como es escoger la zona donde está el apartamento, lo es determinar la cantidad de cuartos, su accesibilidad para terceras personas, si está o no amueblado y, por supuesto, el precio.

Como pasa con cualquier otro tema que involucre dinero, es importante mapear todas las necesidades que tenemos para poder tomar una decisión adecuada. Nadie admite que algo más allá de que necesitamos estaría bien, pero, ¿por qué invertir en algo que no necesitamos?

Compartir

Categorias